Razones para ir a la Huelga 14N en educación (Manifiesto Portugal-España)

Logos sindicatos

El próximo 14 de noviembre los trabajadores y trabajadoras de Portugal y España, junto con los de Italia y Grecia, estamos convocados a una huelga general para protestar contra las políticas económicas y sociales que están imponiendo los gobiernos de nuestros países, sin contar con la opinión de los ciudadanos y siguiendo el dictado de la “troika” comunitaria.

La huelga general se inscribe en la convocatoria realizada por la Confederación Europea de Sindicatos de una Jornada de Acción y Solidaridad para el día 14. La protesta ha recibido también el respaldo del Consejo General de la Confederación Sindical Internacional.

Es la primera vez en la historia que se ha coordinado la convocatoria de huelgas generales en cuatro países, junto con acciones en todos los países europeos que serán masivas en bastantes de ellos, por lo que se prevé que el impacto de la respuesta sindical y social será contundente.

Portugal y España, así como otros países europeos, son víctimas de una crisis económica y social muy seria causada por las políticas equivocadas que sólo se centran en los intereses del gran capital. La consecuencia inmediata de esta crisis es el empobrecimiento general de los ciudadanos, el aumento de la explotación laboral, el deterioro de los servicios públicos y de las funciones sociales que competen a los estados. La austeridad causa más problemas y agrava los existentes en una espiral que parece no tener fin. Todo ello contribuye además a un preocupante debilitamiento de la democracia misma.

Los docentes sufren recortes en sus derechos, ven reducidos sus salarios y cómo aumenta su jornada laboral mientras se degradan las condiciones para desempeñar una adecuada práctica profesional. Las escuelas tienen serias dificultades para cumplir plenamente sus funciones educativas. Su organización y funcionamiento pedagógico regular se resienten de los sucesivos recortes presupuestarios que se les imponen.

Las familias, cada vez más pobres, tienen graves dificultades para ofrecer a sus hijos las condiciones adecuadas para una educación exitosa, lo que podría conducir a un incremento notable de las tasas de fracaso y abandono escolar.

Para hacer frente a estos problemas, los trabajadores de la educación en cada país y los sindicatos representativos deben desarrollar áreas de acción común, que les permitan actuar al unísono y solidariamente en la búsqueda de políticas concertadas.

El origen de la crisis se debe también a que las decisiones del FMI y la Unión Europea exigen gobiernos sumisos y obedientes. Ante este panorama, las organizaciones y los ciudadanos que se oponen a las imposiciones de sus gobiernos deben hacer un esfuerzo para unificar las respuestas convergentes y coordinadas que impulsen políticas eficaces que satisfagan las necesidades de las personas.

La huelga general convocada para el día 14 de noviembre en Portugal y España –así como otros países que convergen en el mismo objetivo– es una iniciativa decisiva e importante para afirmar la unidad de los trabajadores europeos, con especial énfasis en los profesores y todos los demás trabajadores de la educación que de esta manera se sienten unidos y decididos a hacer frente a la ofensiva más intensa de los últimos años contra de los logros democráticos de los trabajadores. Estamos convencidos de la fuerza de nuestra unidad.