FETE-UGT anima a transmitir desde la escuela un mayor respeto y sensibilidad hacia el medio ambiente

"Alza tu voz, no el nivel del mar" es el lema elegido por Naciones Unidas para celebrar hoy 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente. El lema enfatiza el riesgo creciente de subida del nivel del mar como consecuencia del cambio climático, algo sobre lo que, según FETE-UGT, la escuela debe alertar a fin de favorecer una idea de respeto y sensibilidad hacia el medio ambiente.

Según el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC, en inglés), la subida del nivel del mar se está produciendo a un ritmo acelerado como consecuencia del deshielo de las masas polares, amenazando a las comunidades costeras de todos los países y, en especial, a las que las pequeñas islas.

Esta modificación global del clima con respecto al historial climático (cambio climático) se está produciendo, principalmente, por el enorme impacto de las actividades industriales humanas. La elevada deforestación de los bosques para convertirlos en tierras de cultivo y pastoreo, la emisión abundante de gases que producen el efecto invernadero o la utilización de aerosoles que destruyen la capa de ozono son algunas de las principales causas del calentamiento global y del cambio climático.

Los ciudadanos juegan un papel clave en la lucha contra el cambio climático. En primer lugar, reclamando y exigiendo a los gobiernos la toma de medidas urgentes para la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero, la utilización de energías renovables o el control y racionalización del uso energético. Y, en segundo lugar, adoptando actitudes personales de responsabilidad con el medio ambiente. En este sentido, la escuela juega un papel destacado a la hora de transmitir valores y actitudes de respeto, porque es el entorno ideal para formar ciudadanos concienciados y sensibles con la problemática medioambiental.

Desde FETE-UGT promovemos un mejor aprovechamiento de la luz natural, el uso de bombillas de bajo consumo, la utilización del transporte público, el uso de electrodomésticos de bajo consumo, el uso razonable de los equipos de climatización, la desconexión de los aparatos eléctricos que no se estén usando o que estén en espera, el uso responsable del consumo de agua (inodoros de doble descarga, grifos con regulación del caudal), la instalación de energías renovables como placas solares térmicas y fotovoltaicas o el reciclaje de vidrio, papel y plástico.

Como decía Víctor Hugo, "produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha". Escuchémosla mientras no sea demasiado tarde.