Denunciamos un inicio de curso plagado de recortes

FETE-UGT denuncia que se ha iniciado un curso plagado de recortes económicos y del profesorado, con decisiones que van a deteriorar la calidad educativa extremeña y con retrasos y errores en los procesos de resolución de convocatorias.

1. Valoración del curso escolar:

El comienzo del curso 2012-2013, a diferencia del curso anterior, se ha caracterizado por un retraso generalizado en las adjudicaciones de plazas de las distintas convocatorias, siendo destacables las del profesorado interino. En este último proceso, se han producido múltiples errores, algunos serios, como una oferta mínima en algunas especialidades de Primaria y Secundaria. Esta situación ha perjudicado gravemente a los interinos, ha generado denuncias, quejas y reclamaciones y, en algunos momentos, conflictividad en las sedes administrativas. Por ello, desde UGT hemos iniciado una campaña para que el profesorado y los centros nos comuniquen las plazas vacantes o necesarias en los centros.

2. Disminución de las plantillas:

En definitiva, ha habido un retroceso organizativo con respecto al comienzo del curso anterior, y muchos centros van a iniciar el curso con las plantillas incompletas, a pesar de las afirmaciones tranquilizadoras de la Consejería de Educación. De hecho, la incorporación tardía del profesorado interino a los claustros va a suponer un perjuicio para la programación educativa de los centros, y su contratación, en el día previo al inicio de curso, un ahorro económico de la Administración, que evitará que muchos reúnan los 280 días de trabajo para cobrar el verano.

FETE-UGT no puede aceptar las declaraciones de la Consejera de Educación de que el curso se ha iniciado con “normalidad y tranquilidad”, cuando se van a escolarizar el mismo número de alumnos y habrá cerca de 1000 profesores menos. Así, a los 500 interinos menos habrá que añadir unas 400 plazas de jubilaciones amortizadas y dudas sobre la cobertura de sustituciones en los centros educativos (que pueden significar la pérdida de otros cientos de puestos de trabajo de profesorado interino).

3. Recortes educativos:

Este curso estará marcado en Extremadura por una serie de medidas de ajuste cuyo objetivo claro es el de reducir el gasto en materia educativa, como el aumento de ratios, el aumento de horario lectivo del profesorado, los recortes en los servicios complementarios (tenemos como muestra la supresión del transporte escolar para cerca de 7000 alumnos, cuando es un derecho), la disminución en los gastos de funcionamiento y mantenimiento de los centros y la falta de inversión en infraestructuras y materiales escolares. Estas decisiones nos presentan a la educación no como una prioridad para la Administración, sino como un gasto que hay que reducir, algo que tiene consecuencias directas al disminuir la calidad educativa, la igualdad de oportunidades y la equidad educativa.

Estas medidas de recorte afectan de lleno al reparto equilibrado del alumnado entre los centros sostenidos con fondos públicos. La posible supresión de aproximadamente el 50 % de aulas de apoyo concertadas, al no contar estos centros con profesorado especializado, obligará al alumnado con necesidades educativas escolarizado en los centros concertados a matricularse en los centros públicos, situación que se dará con mayor intensidad en las grandes ciudades, por lo que exigimos a la Consejería que recapacite sobre esta decisión.

4. Aumento de carga lectiva de los docentes y de las ratios:

FETE-UGT considera inexplicable que la Consejería de Educación asuma como una medida más, sin importancia, el aumento de 10.000 horas en Secundaria, y sea la explicación para la reducción de profesorado, cuando hace un año anunciaban que no habría recortes en la educación. Este aumento de las ratios y de la carga lectiva del profesorado va a contribuir negativamente en la atención personalizada del alumnado, ya que el profesorado deberá realizar un mayor esfuerzo profesional por causa de las aulas masificadas (la Consejería conoce que en las grandes ciudades extremeñas hay muchas aulas con más de veintiocho alumnos, a pesar de afirmaciones en sentido contrario), dedicará menos horas a las tutorías y a la atención directa a padres y alumnos y, lo que consideramos más grave, que todo ello va a suponer que los éxitos obtenidos en las tasas de titulaciones en Secundaria y en la lucha contra el fracaso escolar se paralicen o sufran un retroceso. Todo ello implica que los centros educativos tendrán dificultades para organizar medidas de carácter preventivo o de apoyo educativo al alumnado con dificultades de aprendizaje.

La consecuencia, por tanto, de este aumento de la carga lectiva es un malestar creciente entre los equipos directivos de las enseñanzas secundarias. Nosotros consideramos que los equipos directivos son fundamentales en la consecución de objetivos educativos, y en el buen funcionamiento de los centros, por lo que desde FETE-UGT exigimos a la Consejería de Educación la apertura de un proceso negociador en la Mesa Sectorial para adaptar sus horas de dedicación a las tareas directivas de los centros a las nuevas realidades impuestas por los recortes educativos.

5. Política educativa:

El Gobierno de Extremadura ha definido como elementos básicos de su política educativa para el curso 2012-13 el aumento de centros bilingües, la formación profesional y la escuela rural. Compartiendo estas propuestas generalistas, estimamos que con los recortes educativos y presupuestarios será difícil que alcance sus objetivos. Se aumentan los centros bilingües pero no se establecen plantillas adaptadas y estables, y todo sigue en “plan experimental”; se quiere dignificar y potenciar la formación profesional y la educación a lo largo de la vida y se elimina la Dirección General responsable de estas materias (a pesar de que los agentes sociales y económicos consideran la F.P. determinante para el desarrollo regional), se quiere potenciar la escuela rural cuando al profesorado itinerante carece de ayudas económicas para adquisición y mantenimiento de vehículos para desarrollar su función docente, y no se negocian medidas para la estabilidad de las plantillas. Por tanto, a nuestro entender, quedan muchos cabos sueltos en las mesas de negociación, entre ellos el nuevo Decreto de interinos, la concreción de las medidas que potenciarían el carácter educativo del 1er ciclo de Infantil, la reducción de jornada para mayores de 55 años, etc...

 

En definitiva, el curso escolar en Extremadura se manifiesta por una política de recortes económicos, por la reducción del profesorado y el aumento de la precariedad de recursos humanos y materiales, por el aumento de la desigualdad de oportunidades y por la ausencia de una política que desarrolle los objetivos de la Ley de Educación de Extremadura, que van a debilitar el servicio publico educativo. Desde FETE-UGT seguiremos denunciando esta situación y trabajando para impedir que estas medidas acaben con el buen servicio educativo extremeño; para ello hacemos un llamamiento a todos los trabajadores de la enseñanza a participar en las movilizaciones convocadas por UGT, y otras organizaciones sindicales y sociales, el 15 de septiembre, y todos los miércoles.