La congelación salarial de 2015 desmiente el discurso de la recuperación económica

En la víspera de la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2015 el Gobierno ha reunido la Mesa de Función Pública como un mero trámite para informar a las organizaciones sindicales de aspectos de los que ya nos habían informado los medios de comunicación. Una vez más, el Gobierno convoca la Mesa, pero la vacía de sentido.

Con la Negociación Colectiva rota desde el año 2010, el Gobierno saca adelante unilateralmente sus decisiones y vuelve a cargar contra los tres millones de empleados públicos congelándoles el salario por quinto año consecutivo.

Para FETE-UGT la congelación salarial supone perpetuar la pérdida de más del 30% de poder adquisitivo de los trabajadores de la enseñanza cuyo salario depende de lo aprobado en los PGE

El Gobierno sigue destruyendo empleo público reduciendo a mínimos la OPE (la tasa de reposición pasa del 10 al 20%, pero solo en servicios esenciales: sanidad, educación, agentes fiscales para la lucha contra el fraude, fuerzas de la seguridad del Estado...) y otorga como si fuese una prebenda un porcentaje mínimo de la paga extra de Navidad que eliminó en 2012, la parte devengada, un derecho ya reconocido por los Tribunales a lo largo del año 2013 y 2014.

La tasa de reposición que para Educación pasará al 20%, es totalmente insuficiente ya que no viene a solucionar las necesidades de plantillas de los centros escolares. La pérdida de más de 60.000 puestos de trabajo en la enseñanza en los últimos cuatro años, solo se consigue con el 100% de la tasa de reposición

La devolución anunciada de la paga extra es otra manera de vender humo. El Gobierno rompe el principio de equidad, ya que muchos trabajadores de la enseñanza ya han percibido la parte devengada tras los acuerdos conseguidos en algunas CCAA con los sindicatos y las sentencias favorables de Tribunales de toda España.