Comunicado conjunto del Consejo de Estudiantes de la UEx y las centrales sindicales UGT, USO y CCOO

La Universidad siempre fue un motor de cambio. De sus aulas y del espíritu crítico de la academia surgieron ideas que ayudaron a transformar el mundo. La comunidad universitaria fue protagonista en el proceso de transición de nuestro país, que culminó en un sistema democrático y propició el desarrollo del Estado de Bienestar. Ese camino no estuvo exento de sacrificios y sinsabores. Los universitarios estuvieron siempre a la altura de las circunstancias. Nos encontramos ahora nuevamente en una situación muy complicada para toda la sociedad.

Es por eso que apelamos al rescate de los valores que nos guiaron en otros tiempos para combatir las políticas que están llevando a nuestro país y a toda la ciudadanía a la pobreza y a la desesperación.

El 14 de noviembre la comunidad universitaria tiene sobradas razones para participar en la huelga general y en las manifestaciones y actos convocados. Se trata de una huelga laboral y de consumo con el objeto de exigir un cambio de rumbo en las políticas que se deben llevar a cabo para la salida de la crisis.

El sistema universitario es una víctima más del desmantelamiento de los servicios públicos, de la estigmatización de sus empleadas y empleados, de las pretensiones de elitización de la enseñanza superior.

Las tasas universitarias han experimentado un desmesurado incremento, que se aplica también a aquellas familias que ya sufren situaciones de paro y desprotección.

Las partidas para becas y ayudas al estudio se han reducido a la vez que se hacen más exigentes los requisitos para acceder a las mismas.

Prácticamente la mitad de la plantilla está afectada por la posibilidad de llevar a cabo despidos colectivos derivados de la aplicación de la reforma laboral, la falta de financiación y el aumento de la jornada laboral, como instrumentos meditados para propiciar el pago anticipado de la crisis a costa de la reducción de los puestos de trabajo.

Así mismo, el profesorado puede ver incrementados las horas de dedicación a la docencia en perjuicio de la faceta investigadora.
El presupuesto en I+D se ha recortado en 2012 en un 25 %.

Los empleados públicos acumulan una pérdida de poder adquisitivo superior al 30 %.

La Universidad de Extremadura, la peor financiada de todo el Estado, sufrirá por tercer año consecutivo un importante recorte en su financiación.

Los universitarios tenemos que dar ejemplo de solidaridad y responsabilidad con nuestro país y nuestros conciudadanos. No podemos permanecer ajenos al drama de los desahucios, ni a los recortes en sanidad, ni a la precarización del sistema educativo, ni en definitiva al cambio de nuestro modelo social. No podemos detenernos y ampararnos en cuestionar los resultados o ser pragmáticos sobre la economía de la huelga, toda huelga es una inversión de futuro y la pérdida económica de un día de trabajo tiene que servir para no perder todo lo que hemos conseguido en el ámbito social y universitario y ahora tenemos que defender como defensores de lo público.

El Consejo de Estudiantes y las Secciones Sindicales de UGT, USO y CCOO en la UEx, convocantes de la huelga general del 14 de noviembre, animamos a toda la comunidad universitaria a participar activamente en la misma y en las manifestaciones que se celebrarán en varias ciudades extremeñas esa misma tarde a las 18 horas.