¿Hasta dónde van a llegar?

Recortes en la UExComenzamos la semana con nuevo decretazo (Real Decreto-ley 14/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo) que indudablemente va a dañar seriamente la salud de la Universidad Pública.

Los aumentos en las matrículas de grado y master van a repercutir de forma muy grave en las ya muy “tocadas” economías familiares. Los precios públicos de los grados aumentarán considerablemente y los de los masters todavía más. En paralelo, disminuirá la partida presupuestaria de las becas. Las consecuencias son evidentes:

  • Sólo unos pocos podrán cursar estudios universitarios. Los que puedan pagar podrán elegir qué y dónde estudiar y los que no puedan se quedarán sin cualificación.
     
  • Las universidades se irán vaciando. Será un retroceso histórico sin precedentes que alejará a nuestro país todavía más de la senda del desarrollo.
     
  • Si ya el paro entre población que tiene estudios universitarios estaba en niveles muy elevados, se va a disparar en los próximos años. ¿Quién se sentirá motivado para realizar una tesis doctoral? ¿Quién se planteará siquiera trabajar en la Universidad y seguir la carrera académica?
     
  • Se agudizarán las diferencias sociales con la excusa de racionalizar el gasto público.

Si disminuye el número de alumnos en las universidades y además los trabajadores actuales hacen más horas, obviamente, las plantillas de PAS y PDI disminuirán. Puede llegar a ser una auténtica carnicería de despidos (recordemos que la reforma laboral ya ha ido facilitando el camino).

También se van a crear castas en el seno del PDI. Por un lado los docentes y por otro lado la casta de los investigadores. Las promociones serán prácticamente inalcanzables porque “algunos” ya se encargarán de que las diferencias se consoliden y mantengan en el tiempo.

Los recortes, empeorarán considerablemente las condiciones laborales del PAS, que ya ha ido perdiendo infinidad de derechos adquiridos.

En definitiva, algunos verán cumplidos sus deseos y disfrutarán de esa universidad que había en otros tiempos, cuando eso del bienestar era una cuestión restringida.

Compañeros, aunque resulte increíble, el Partido Popular ha descubierto su propia máquina del tiempo y nos está demostrando cada semana que es posible retroceder cuarenta años en dos días.