Se cumplen nuestras previsiones: 900 docentes menos

Se cumplen la  previsiones  de  reducción de  unos  1000  profesores  de  la enseñanza pública que FETE-UGT realizó en abril. La educación deja de ser una prioridad para este Gobierno.

Con la adjudicación de unas 1200 plazas al profesorado interino la educación pública extremeña puede perder unos 900 profesores interinos con respecto al curso 2011-12. La Consejería de Educación cifró en los medios de comunicación en septiembre de 2011 que el profesorado interino en ese curso sería de 1600, a los que habría que añadir la ampliación de otros 500 para realizar sustituciones. En este curso 2012-13, a la pérdida de más de 400 profesores interinos nos tememos haya que sumarle que la cobertura de sustituciones en los centros sea nula o escasa, las medidas de recortes en la educación pública así lo indican: no cubrir bajas por enfermedad, reducir profesorado de apoyo, agrupamientos y recortes presupuestarios.

Estos recortes de puestos de trabajo se completan con la amortización de plazas del profesorado jubilado, que estimamos que pueden ser unas 400. Con estos datos se cumplen las previsiones que FETE-UGT realizó en abril de 2012, siendo negadas, en aquel momento, por la Consejería de Educación.

Desafortunadamente los datos vienen a confirmar que los recortes presupuestarios y del profesorado son una realidad en Extremadura, por mucho que durante estos meses la administración regional haya afirmado que no habría recortes o que estos serían mínimos. La estrategía del Gobierno Central de reducir drásticamente los recursos destinados a la educación va a traer consecuencias nefastas, empezando por una reducción de unos 50.000 profesores en todo el Estado, de los que unos 1000 serán en Extremadura. Cuando en nuestra comunidad el número de alumnos tiende a aumentar en las enseñanzas obligatorias y formación profesional.

Esta elevada disminución del profesorado, que ha afectado a todos los centros públicos extremeños, va a tener consecuencias negativas en la atención educativa personalizada y en la calidad educativa de las clases masificadas a las que tendrá que hacer frente el profesorado durante el curso. El aumento del horario lectivo del profesorado repercutirá en aspectos fundamentales de función docente (como la coordinación entre el profesorado, las tutorías, las relaciones de profesorado con alumnos y padres...) y en la actividad de los equipos directivos

Por otra parte, esta drástica reducción de profesorado imposibilitará a los colegios e institutos la planificación y organización de medidas de atención a la diversidad y apoyo educativo, situación que puede paralizar o hacer retroceder los éxitos educativos de los últimos años, el aumento de titulados y promoción de etapas educativas y en la lucha contra el fracaso y abandono escolar, siendo los más perjudicados el alumnado del medio rural y el procedente de las clases sociales mas desfavorecidas social y económicamente

FETE-UGT rechaza que la educación, uno de los pilares para el desarrollo económico y social regional, sirva para reducir el déficit económico. La educación dejará de ser una cuestión prioritaria para el Gobierno de Extremadura si la Consejería de Educación no modifica su política de reducción de las plantillas del profesorado.

Contra esta política de recortes en la educación, queremos hacer un llamamiento a todos los profesores y profesoras de la enseñanza pública a participar en las movilizaciones del día 12 de septiembre convocadas por la Plataforma de Sindicatos y Asociaciones de Empleados Públicos de Extremadura.